MOTIVACION

Este blog : "Diccionario de la Paz"

 surge a partir de la convocatoria efectuada por el Consejo de Paz de la República Argentina (Cpaz) a  Organizaciones de la Sociedad Civil, Instituciones Educativas y Personas interesadas en colaborar con la investigación, búsqueda y recopilación de voces, expresiones y palabras identificadas con la Cultura de Paz , en el marco del programa "lexico Cultura de Paz ".

Curar la palabra

“El lenguaje escapa a cualquier modelo de evolución genética molecular, es su padre y su madre al mismo tiempo. Es ésta una estimulante humillación: el hombre – ese animal de la palabra, como lo definiría Aristóteles; ese sonido de pie, como lo llaman los guaraníes – no sabe cómo la palabra ha venido a insertarse en su realidad; la palabra que nos distingue como especie, permanece todavía inaccesible para nosotros en su origen.

Pero si bien no podemos captar en su decurso biológico la misteriosa instalación del lenguaje en nuestro desarrollo como seres humanos, sí podemos preguntarnos y contestarnos por el origen y la suerte de las palabras específicas que han decidido muchas veces el curso de nuestra vida.” Pág. 24

“Si pensáramos en términos terapéuticos, no se trata sólo de curar mediante la palabra, como lo propone el psicoanálisis, sino de curar la palabra  misma con que tratamos de curar, es decir cuidarla, examinar sus repliegues y sus trampas, sus ambivalencias, sus significaciones ocultas en el tiempo.” Pág.20

 “Es de creer que las pasiones dictaron los primeros gestos y que arrancaron las primeras voces... No se comenzó por razonar sino por sentir. Para conmover a un joven corazón, para responder a un agresor injusto, la naturaleza dicta acentos, gritos, lamentos.
He aquí las palabras más antiguas inventadas y he aquí porqué las primeras lenguas fueron  melodiosas y apasionadas antes de ser simples y metódicas...
He aquí cómo el sentido figurado nace antes que el literal, cuando la pasión fascina nuestros ojos y la primera noción que nos ofrece no es la de la verdad”.
(De Jean-Jacques Rousseau). Pág. 13*

* Ivonne Bordelois - Etimología de las Pasiones
Libros el Zorzal - 2006

Disposición para la Paz



Que trate a mi prójimo con confianza y buena intención.
Que desee a todos el bien y la paz.
Que no muestre superioridad sino solidaridad.
Que nunca esté buscando el defecto en el otro y descubra sus valores.
Que no prejuzgue y respete siempre, sobretodo al que piensa distinto.
Que no discrimine ni segregue a nadie por cuestiones económicas, étnicas, ideas, cultura o religión.
Que ayude a cumplir los sueños de los demás y los propios, ya que se multiplican juntos.
Que no actúe por impulso y con negatividad.
Que sobrelleve las ofensas, exigiendo dignamente el respeto y el buen trato.
Que no me deje llevar por la violencia, ya que engendra violencia y nada justifica esos métodos.
Que eduque al otro primero con mi ejemplo.
Que cultive la voluntad y domine mi propio carácter.
Que me centre en el problema y que no traiga a colación un historial, ni descalifique a las personas por lo que hicieron. Que dé siempre una nueva oportunidad.
Que cuando tenga que decir algo, lo diga con tranquilidad y buscando el bien común.
Que trate al otro no solo como me gustaría ser tratado sino conociendo su cultura y como le gusta ser acogido.
Que no tenga en cuenta el mal, ni los errores del otro, sino el bien que podemos desarrollar juntos.
Señor te pido que cada uno crezca a fuerza de bien y con amor para que la paz reine entre nosotros.
Señor que seamos hombres de paz.
Amén.
por Hernán Pérez Etchepare

El poder de la palabra- video de autor desconocido

Incomprensión

No te quejes nunca de la incomprensión de los demás.
Nadie comprende a nadie totalmente en este mundo; si tal comprensión fuese posible, la identidad se manifestaría enseguida y cesaría el fenómeno de la separatividad.

Las almas están muy lejos unas de otras.
Entre las almas se encuentra siempre el universo fenomenal.

Como no pueden hablarse directamente, como se ven forzadas a recurrir a la palabra, que es un símbolo y que no acierta a expresar la esencia de las cosas, parecense a dos hombres que, separados por el océano, conversan por ministerio de signos, apenas análogos, enviados por transmisiones imperfectas.

Sólo el Absoluto comprendería totalmente a cada alma y a todas las almas en un acto único y simplísimo, fuera del tiempo.

Mas si otro hombre u otra mujer te han comprendido siquiera a medias, si lo que dices ha movido su espíritu o su corazón, debes sentirte satisfecho.

Un solo germen de palmera fecunda a la palmera distante y un solo grano de trigo traído en un milímetro cuadrado de tierra puede producir una cosecha.


                                       Amado Nervo - Poeta y prosista mexicano (1870-1919)

Cambia tus palabras y cambiará tu mundo

La palabra no puede decirlo todo pero....



Santiago Kovadloff

"Se hace indispensable recordar que el lenguaje sólo secundariamente es una herramienta para el suministro informativo. Primeramente y primordialmente, es un signo espiritual: el indicio más alto y más hondo de la índole de los recursos subjetivos con que cuenta o deja de contar una comunidad. Con él, cada uno de los que la integran conoce, se da a conocer y logra autorreconocerse. La palabra no puede decirlo todo, pero lo dice todo de quienes la emplean."


Madre Teresa de Calcuta - Premio Nobel de la Paz 1979 -



“Yo propongo un camino de seis pasos esenciales: silencio, oración, fe, amor, servicio y paz.”



Mahatma Gandhi - Líder pacifista de la India -

El Camino de la Paz es el camino de la Verdad.
La mentira es, sin duda, la madre de la violencia.
Un hombre veraz no podrá ser violento durante mucho tiempo, percibirá en el curso de su búsqueda que no necesita ser violento y luego descubrirá que mientras haya la menor traza de violencia en él, no será capaz de hallar la verdad que busca”.

“Podrán golpearme, romperme los huesos, matarme, tendrán mi cadáver, pero no mi obediencia”

“La paz es una aspiración y un objetivo, pero, sobre todo, es un objetivo cotidiano”

“No hay camino para la paz, la paz es el camino”

U.Thant - Ex Secretario General de las Naciones Unidas -

“La paz no es meramente la ausencia de un conflicto armado entre naciones o pueblos, aunque sin duda este es el principal requisito. Como se expone claramente en el Preámbulo de la Carta  de las Naciones Unidas, la paz es un objetivo dinámico y positivo que tiene que alcanzarse mediante el acatamiento  efectivo de los derechos humanos fundamentales, el respeto fiel a los tratados y a otros compromisos internacionales y la promoción del progreso social y niveles mas elevados de la vida dentro de un concepto mas amplio de libertad”.

Albert Camús - Escritor francés -

“Para la mayoría de los hombres la guerra es el fin de la soledad. Para mi es la soledad infinita”.

Matthew S. Gordon - Islam


“El devoto, solo o en grupo, concluye cada sesión pronunciando una frase conocida como el Taslim: Que la paz sea contigo, así como la misericordia y la bendición de Dios”.

Shimon Peres -Político israelí. Premio Novel de la Paz 1994 -

“El derramamiento de sangre debe cesar. Las madres no toleran mas  ver con sus propios ojos, en la pantalla del televisor, la sangre de sus hijos. La sociedad civil no se contentará con una paz diplomática. La cultura de paz es un diálogo económico e intelectual entre los pueblos. El costo de la guerra es tremendo. La paz puede aportar sus frutos. Es preferible escoger esos frutos que lágrimas”.

Esther de Zavaleta - Ex Coordinadora del Plan para la Paz de la UNESCO en Argentina

“La paz no es un tiempo vacío, ni la “no guerra”; es el tiempo en que el hombre puede construirse a si mismo sin odios, resentimientos o envidias; puede llegar a construir su propio nido en el mundo y ser respetado en sus derechos y el cumplimiento de sus deberes. El tiempo en que el hombre accede a su propia libertad, ya que se hace dueño de si mismo y al hacerlo se constituye en un ser humano que no puede ser esclavo ni una “cosa” víctima de los poderes de la fuerza, la violencia ni el poderío de otros hombres.
Para que la paz exista deberán ser respetadas las diferencias de opiniones y creencias y comenzar a pensar en palabras que lo dicen todo: solidaridad, hermandad”.

Cardenal Eduardo Pironio

“Los pobres son los únicos que poseen el secreto de las transformaciones profundas. Tal vez por esto parezca una ilusión. No lo es si nos proponemos en la perspectiva  del plan del Padre, incomprensible para nosotros y de la acción del Espíritu.
No olvidemos que los frutos del espíritu son amor, alegría y paz. (Gálatas 5 – 22)”.
Alegres en la Esperanza Edic. Paulinas, 1979

Mairead Corrigan Maguire Pacifista irlandesa. Premio Nobel de la Paz 1994

“Cada uno puede ayudar a construir en la cultura de la paz y de no violencia viviendo cada instante con alegría y gratitud, con la conciencia intima de nuestra vida, la vida de todos los seres y la creación son sagradas”.

Antiguo y Nuevo Testamento


“Aléjate de la maldad y haz lo bueno; busca la paz y síguela”. 
Antiguo Testamento - Salmo 34 – 14

“Por lo tanto busquemos todo lo que conduce a la paz; con ello podremos ayudarnos unos a otros a crecer espiritualmente. Dichoso aquel que usa de su libertad sin cargos de conciencias”.
Nuevo testamento - Romanos 14-19 al 22

“Donde hay envidias y rivalidades  hay también desorden y toda clase de maldad; pero los que tienen la sabiduría que viene de Dios, llevan una vida pura y además son pacíficos, bondadosos y dóciles. Son también compasivos, imparciales y sinceros y hacen el bien. Y los que procuran la paz, siembran la paz para recoger como fruto la justicia”.

Nuevo testamento - Santiago 3 – 16 al 18

Juan Pablo II

“La justicia ha de complementarse con la caridad. Por sí sola, la justicia no basta. Más aún, puede negarse a sí misma si no se abre a la fuerza más profunda que es el amor. No hay paz sin perdón”.

Dalai Lama - Premio Nóbel de la Paz 1989

“La doctrina de Buda podría resumirse en dos frases. Ayuda a los demás y si no los ayudas, por lo menos, no los perjudiques.
Esta doctrina se enraíza en el plano del amor y de la compasión.
Les pido, les ruego que traten de desarrollar al máximo la compasión, el amor y el respeto a los otros, compartiendo sus sufrimientos, intensificando la preocupación por el bienestar ajeno y reduciendo el egoísmo.
No importa que crean en Dios o en Buda. Lo importante es que tengan un corazón bueno y cálido en la vida cotidiana.
Esa es la razón de la vida”.

Martin Luther King

“Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como peces, pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos.

“La no-violencia anula no sólo las violencias físicas externas, sino también las violencias internas del espíritu. Guárdame de la violencia, ya se exprese mediante la lengua, el puño o el corazón”.   

Mahatma Gandhi - Líder pacifista de la India

“Si queremos alcanzar la verdadera paz en este mundo y si queremos llevar a cabo una verdadera guerra contra la guerra, deberemos comenzar con los niños. Y si ellos crecen unidos de su inocencia natural no tendremos que luchar más sino que iremos del amor al amor y de la paz  a la paz”.

«Existen muchas causas por las cuales estoy dispuesto a morir, pero ninguna por la cual esté dispuesto a matar».
“Si eres paciente en un momento de ira, escaparás a cien días de tristeza”
Proverbio chino

“La paz obtenida con la punta de la espada no es más que tregua”

Pierr Joseph Proudhon
“Cuando los pacíficos pierden toda esperanza, los violentos encuentran motivos para disparar”.
Wilson

Benjamín Franklin

Nunca ha habido una buena guerra ni una mala paz”



Encíclica Pacem in Terris

 “Como vicario, aunque indigno, de Aquel a quien el anuncio profético proclamó Príncipe de la Paz, consideramos deber nuestro consagrar todos nuestros pensamientos, preocupaciones y energías a procurar este bien común universal. Pero la paz será palabra vacía mientras no se funde sobre el orden cuyas líneas fundamentales, movidos por una gran esperanza, hemos como esbozado en esta nuestra encíclica: un orden basado en la verdad, establecido de acuerdo con las normas de la justicia, sustentado y henchido por la caridad y, finalmente, realizado bajo los auspicios de la libertad”.

JUAN XXIII

Juan Carlos I, Rey de España

“La paz es una aspiración y un objetivo,
pero, sobre todo, es un objetivo cotidiano”

Séneca

“No hay más calma que la engendrada por la razón”.

San Agustín


“La paz reside en la buena voluntad”


John Lennon

“No puedo creer que me condecoren. Yo creía que era necesario conducir tanques y ganar guerras”

Nelson Mandela - Premio Nobel de la Paz 1993

Si quieres hacer la paz con tu enemigo tienes que trabajar con él. Entonces se convierte en tu compañero.

Juan Bautista Alberdi

“Educad al hombre de paz si queréis ver reinar la paz entre los hombres”.

Jean Paul Sastre-conocido comúnmente como Jean-Paul Sartre

“Cuando los ricos hacen la guerra, son los pobres los que mueren”
 

Pierre Teilhard de Chardin


 "Vive feliz. Te lo suplico. Vive en paz. Que nada te altere. Que nada sea capaz de quitarte tu paz. Y en el fondo de tu ser coloca, antes que nada, como fuente de energía y criterio de verdad, todo aquello que te llene de la paz de Dios."

Pierre Teilhard de Chardin  (1881-1955) Sacerdote jesuita, paleontólogo y filósofo francés.

Benito Juárez

“El respeto al derecho ajeno es la paz”











Baruch Spinoza
1632 - 1677
Filósofo y pensador holandés

"La paz es no la ausencia de la guerra, es una virtud, un estado mental, una disposición en pro de la benevolencia, la confianza, la justicia". 

INTERSER

DEL LIBRO: “Ser paz, El corazón de la comprensión“  Thich Nhat Hanh-

“Si eres poeta, verás claramente que flota una nube en esta hoja de papel. Sin nube, no habrá lluvia; sin lluvia, los árboles no crecen; y sin árboles, no podremos hacer papel. Para la existencia del papel es esencial la nube. Si no está la nube, tampoco puede estar el papel. Así, podemos decir que la nube y el papel inter-son. La palabra “interser” aun no esta en el diccionario, pero si combinamos el prefijo inter con el verbo ser, tenemos un nuevo verbo, interser. Sin una nube, no podemos tener papel, de modo que es posible decir que la nube y la hoja de papel inter-son.
Si miramos más profundamente esta hoja de papel, veremos en ella la luz del sol. Sin la luz del sol, el bosque no puede crecer. De hecho, nada puede crecer. Aún nosotros no podemos crecer sin la luz del sol. Así pues, sabemos que el sol también está en esta hoja de papel. El papel y el sol inter-son. Y si seguimos mirando, podemos ver al leñador que cortó el árbol y lo trajo al molino para transformarlo en papel. Y podemos ver el trigo. Sabemos que el leñador no puede vivir sin el pan cotidiano, así que el trigo que se convirtió en su pan también está en esta hoja de papel. Y el padre y la madre del leñador también están. Cuando lo vemos así, vemos que sin todas estas cosas, esta hoja de papel no puede existir.
Mirando aún con mayor profundidad, vemos que nosotros también estamos en ella. Esto no es difícil de ver, porque cuando miramos una hoja de papel, forma parte de nuestra percepción. Tu mente está aquí y la mía también. Así que podemos decir que todo está aquí en esta hoja de papel – el tiempo, el espacio, la tierra, la lluvia, los minerales de la tierra, el sol, la nube, el río, el calor. Todo coexiste con esta hoja de papel. Es por ello que creo que la palabra interser debería estar en el diccionario. “Ser” es interser.
No puedes ser por ti mismo; tienes que interser con todas las demás cosas. Esta hoja de papel es, porque todo lo demás es.
Supongamos que tratamos de regresar uno de los elementos a su origen. Supongamos que regresamos la luz al sol. ¿Crees que esta hoja de papel sería posible? No, sin la luz de sol nada puede ser. Y si regresamos al leñador a su madre, tampoco tenemos papel. El hecho es que esta hoja esta hecha sólo de elementos que no son papel. Y si regresamos estos elementos a sus orígenes, no puede haber papel del todo. Sin los elementos que no son papel, como la mente, el leñador, la luz del sol, no habrá papel. Así de delgada como es, esta hoja de papel contiene todo el universo.”

Aporte de Alejandra V. Capriglione Grafoanalista

Un mensaje de paz de una madre a sus hijas

Un mensaje de paz de una madre a sus hijas
Autora: Mónica Esparza Patiño
Una buena amiga me pidió que escribiera algo sobre la paz entonces se me ocurrió este cuento que espero les guste:
Había una vez una señora muy buena que le encantaba hacer felices a los demás y llevar mensajes de esperanza a los corazones desesperanzados. Un día la señora les preguntó a sus pequeñas hijas como sería vivir en un mundo de paz.
Las pequeñas respondieron a la vez: Si todos somos buenos con los demás viviremos en paz.
La madre les explicó que la paz se sembraba en el corazón de la gente cuando con un gesto amable se les ayudaba.
Las niñas al crecer empezaron a recorrer el mundo ayudando a la gente más necesitada, a amigos que sufrían lejos y cerca de ellas.
Pronto el mensaje de su madre llegaba a todos lados y cruzaba ríos y mares.
Cuando la mamá fue anciana sus hijas se preocupaban de ella todo el día y antes de partir al cielo ella les preguntó:
-          Creen queridas hijas que he sido una buena madre con ustedes.
Las dos contestaron en coro:
-          Te amamos mamá, has sido una muy buena madre, muy cariñosa, una gran amiga y sobre todo nos has inculcado desde pequeñas a vivir en Paz y a ayudar a los demás a que encuentren la verdadera paz, la espiritual, la que solo Dios te puede dar, cuando uno se preocupa más en ayudar al prójimo.

La madre cerró los ojos, con su corazón rebosante de felicidad de saber que sus hijas habían comprendido que la paz la podemos vivir en la tierra cuando ayudamos a los demás.

La Palabra

    La palabra “pide la palabra” de la palabra “palabra”. Tiene facilidad… a la primera, la alza, lleva, dirige, mide, pesa, empeña, da… es mayor. También se cruza, gasta, quita de la boca… es menor.
   ¿Por qué ha de ser: hiriente, demoledora, grosera, obscena… palabrota? ¿O: rebuscada, olvidada, obsoleta, hueca,  ociosa… palabreja? ¿Para qué: al aire,  vana, inútil, falsa, necia, desvirtuada… palabrerío? ¿Es de ella esclava?
   “En pocas palabras”, en ella no se agota. Puede ser de bienvenida, formal, pensada, alusiva… respetuosa. De experiencia, positiva, sencilla, breve, humilde… apropiada. Bajo ella, de honor, honesta, constructiva… revalorizada. Tierna, generosa, comprensiva, de consuelo, perdón, cuidado… A-mor. Justa, sana, sincera, armoniosa… virtuosa, sabia, suelta, libre…
   “Palabra por palabra”, ni falta, ni sobra; no es pesada ni liviana; ni ácida, dulce o amarga; ni fría, ni cálida; ni vacía, ni cargada; ni dura, ni blanda; ni buena, ni mala… “fácil de digerir”.
   La palabra “tiene la última palabra”: ¡Palabra! En la punta de la lengua, escrita, flotando en el aire, a los cuatro vientos… Es más que ella… Don y poder. Sujeto y Predicado. Mensaje… Mágica, original, de Vida. Creación, des-cubrimiento y recreación. Nada y Todo. Humildad, Veracidad y Caridad/Compasión. Sentido, elección y decisión. Esperanza y Libertad. Iluminación. Hermandad, Unidad, Integración: Paz. Desde el principio, el  Verbo… “santa palabra”, textual: “Palabra de Dios”.
                                                           María Irene Giurlani

Cuento: Maria,...... la paz, la paz, la paz

María quería vivir con paz y construir su casa en paz y llamarla “LA PAZ” .
Aunque no sabía cómo hacerla, quería lograr un espacio amplio, transparente, luminoso y se le ocurrió,,,,,, entonces,,,,,,,,,,,,,, construirla con arena.
Una casa de arena y sal y,,,,,,,,, entonces,,,,,,,,,,, se fue al mar.
Comenzó muy entusiasmada pero pronto tuvo que retroceder en su proyecto, porque se levantó un viento muy fuerte y con él, la arena se voló.
Así María cantó :
María, la paz, la paz, la paz...
un paso pa¨tras,
pa tras,
pa traas...

Volvió al día siguiente bajo un sol esplendoroso y juntó agua del mar, por supuesto salada, para mojar la arena.
Así comenzó a construir nuevamente su casa
Levantó paredes, hizo puertas y ventanas...
Satisfecha se bañó en el mar.
Cuando salió la casa ya no estaba en el mismo lugar
A veces el mar nos lleva para un costado, a veces para otro costado y nos revuelca, aunque no querramos...

María lloró lágrimas de sal, suspiró y pensó qué difícil se le estaba haciendo construir la PAZ.
Y volvió a cantar:
María, la paz, la paz, la paz...
un paso pa¨tras,
pa tras,
pa traas...
un paso al costado,
al costado,
al costado.
y al otro costado, costado, costado...

Hasta que se dio cuenta de que tenía que buscar otro suelo, otros elementos más firmes; tal vez personas que la ayudaran a entender cómo se edifica la PAZ
Así consultó manuales, códigos de edificación, asistió a congresos, entrevistó arquitectos e ingenieros y resolvió construir su casa en suelo firme de esta manera:
Para los cimentos,  fuertes convicciones;
Vigas de hierro, sostén de  su entusiasmo;
Paredes sólidas de esperanza pintadas con claridad, porque posiblemente se ensuciarán y habrá que volver a pintarlas;
Techos protectores de obstáculos;
Puertas de noble madera que se abrirán para dejar entrar a obreros y constructores de PAZ.
Ventanas con vistas a la mañana siguiente para volver a empezar;
Y sobre todo, su casa no tendría el valor de mercado acorde a una casa de tamaña proporciones, sino que sólo pesaría 21 gramos ( dicen que es el peso del alma) Allí, en el alma, pondría un cartel “Estoy en LA PAZ, cercada por mis afectos, mis costumbres, mis personas... Estoy en LA PAZ, limpiando los rincones de oscuras telarañas. Estoy en LA PAZ, sonriendo al sol en el jardín. Estoy en LA PAZ y percibo el perfume de tu campaña.
Graciela Curuchelar
del libro Mediacion y Resiliencia - Formacion basica - Fen Editora Notarial